Trampas vitales que sabotean tu felicidad

12:06

Hace 17 años se publicó el libro "Reinventa tu Vida" del psicólogo Jeffrey Young. El texto, a través de tests y consejos varios, ofrece una serie de sugerencias que nos pueden ayudar a liberarnos de las «trampas vitales». Según Young:

«Una trampa de vida es un patrón que comienza en la infancia y repercute a lo largo de la vida. Comenzó con algo que sucedió en nuestras familias o en relación con otros niños. Nosotros fuimos abandonados, criticados, sobreprotegidos, maltratados, excluidos o privados: nos dañaron de alguna forma. Finalmente, la 'trampa vital' se convierte en parte de nosotros. Mucho después de que dejamos la casa donde crecimos, seguimos creando [o provocando] situaciones en las que somos maltratados, ignorados, sofocados o controlados y en el que no alcanzamos nuestros objetivos más deseados».

AUTOSABOTAJE
Cuando somos prisioneros de las «trampas vitales» saboteamos nuestro bienestar y felicidad. Por ejemplo, nos atraen las relaciones con personas egocéntricas, frías e incapaces de entregar amor; priorizamos las necesidades de los otros antes que las nuestras; nos hacemos complacientes tolerando maltratos por miedo al abandono; nos sentimos constantemente preocupados por desastres imaginarios o posibles fracasos; nos sentimos inútiles, insatisfechos o indignos de recibir amor y así sucesivamente. Realmente, las consecuencias serían largas de enumerar.

ESQUEMAS MALADAPTATIVOS
Siguiendo la definición de Young, las «trampas vitales» comienzan a temprana edad en relación con los adultos y/o pares. Situaciones, según el caso, de maltrato, abandono, negligencia o sobreprotección dan lugar a la formación de «esquemas maladaptativos» que es el nombre técnico de «trampas vitales» (el concepto de esquema procede de  la  psicología  cognitiva).  Los  esquemas  son  creencias profundamente enraizadas, aprendidas en los primeros años de vida, que nos aplicamos a  nosotros  mismos  y al  mundo. Estos esquemas son centrales en el concepto que tenemos de nosotros mismos.

PRISON BREAK
Liberarse de las «trampas vitales» no es sencillo si consideramos que son creencias  tempranas que  proporcionan un sentido de predicción y de seguridad, son cómodas y familiares. En cierto sentido, nos hacen sentir como en casa, o sea, renunciar  a  creer  en  un  esquema  sería  como  abandonar  la  seguridad  de saber quiénes somos  y cómo es el  mundo; por lo tanto, nos aferramos a él, incluso  cuando  nos  perjudica. No obstante, el primer paso para salir de la "prisión" es hacerse consciente de los esquemas que son 18 divididos en 5 categorías: Separación y rechazo, autonomía y desempeño, límites deficientes, orientación a los demás y sobrevigilancia:

I. SEPARACIÓN Y RECHAZO
La expectativa de que las propias necesidades de seguridad, defensa, estabilidad, cuidado, empatía, compartir sentimientos, aceptación y respeto no se van a satisfacer de forma previsible.

A) Abandono/Inestabilidad: La percepción de inestablidad o poca seguridad de la que se dispone en las relaciones con los demás. Incluye la expectativa que la gente irremediablemente te abandonará.

B) Desconfianza/Abuso: La expectativa de que te herirán, abusarán, humillarán, mentirán, manipularán o aprovecharán.

C) Privación emocional: La expectativa de que el deseo de tener un grado normal de soporte emocional no se encontrará o no será satisfecho por los demás.

D) Imperfección/Verguenza: El sentimiento de que se es malo, defectuoso, no querido, inferior o inválido en aspectos importantes; o que no serás querido si te muestras tal como eres.

E) Aislamiento Social: El sentimiento de que uno está aislado del resto del mundo, diferente de los demás y no forma parte o no participa de un grupo o comunidad.

II. AUTONOMÍA Y DESEMPEÑO DETERIORADOS
Expectativas acerca de uno mismo y del ambiente que interfiere con la percepción de la habilidad para separarse, sobrevivir, funcionar independientemente con éxito.

A) Dependencia/Incompetencia: Creencia de que uno es incapaz de realizar sus responsabilidades diarias de forma competente, sin considerable ayuda de los demás.

B) Vulnerabilidad al peligro y la enfermedad: Miedo exagerado a que una "fortuita/azarosa" catástrofe pueda ocurrir en cualquier momento y que no serás capaz de prevenirla.

C) Apego/Yo inmaduro: Emocionalmente te encuentras implicado con una o más personas significativas (a menudo los padres), a expensas de una completa individualización o un desarrollo social normal.

D) Fracaso: La creencia que uno ha fracasado, inevitablemente fracasará o que resulta inadecuado en relación a los grupos de iguales o en áreas de rendimiento (escuela, carrera, deportes, etc.). A menudo implica creencias de que uno es estúpido, inepto, ignorante, sin talento, de bajo estatus o con menos éxito que los demás.

III. LÍMITES INSUFICIENTES
Deficiencias en los límites internos, en las responsabilidades con los demás o en los objetivos a largo plazo. Conduce a tener dificultades en respetar los derechos de los demás, cooperar con ellos, cumplir obligaciones o delimitar o encontrar objetivos personales realistas.

A) Grandiosidad: La creencia de que uno es superior a los demás, que le da derechos a privilegios especiales o no tener que limitarse por las reglas de reciprosidad que guían la interacción social habitual.

B) Insuficiente autocontrol: Dificultad persistente o negativa de emplear el suficiente autocontrol o tolerancia a la frustración para conseguir sus propios objetivos o contener/reprimir de forma excesiva la expresión de emociones o impulsos.

IV. ORIENTACIÓN HACIA LOS OTROS
Una focalización en los deseos, sentimientos y respuestas de los demás a expensas de tus propias necesidades para ganar el amor y aprobación, mantener tu sentido de unión o relación o evitar represalias. Por lo general implica la supresión y la poca consciencia de considerar tu propia cólera e inclinaciones naturales.

A) Subyugación: Excesivamente entregados o abandonados al control de los demás porque se sienten cohesionados, usualmente para evitar la cólera, represalias o abandono.

B) Autosacrificio: Excesivamente centrado de forma voluntaria en las necesidades de los demás en las situaciones diarias a expensas de la propia gratificación.

C) Búsqueda de aprobación/Búsqueda de reconocimiento: Excesivo énfasis en encontrar aprobación, reconocimiento, atención o en llevarse bien a expensas de desarrollar un sentido seguro y verdadero de uno mismo. Tu autoestima depende principalmente de las reacciones de los demás.

V. SOBREVIGILANCIA E INHIBICIÓN
Excesivo énfasis en controlar sentimientos espontáneos, impulsos y en la elección para evitar cometer errores. Presenta rigidez en las reglas internalizadas y en las expectativas acerca del rendimiento y conductas éticas, a menudo, a expensas de la felicidad, autoexpresión, relajación o salud.

A) Negatividad: Una focalización en los aspectos negativos de la vida (dolor, muerte, pérdida, decepción, conflicto, culpa, resentimiento, problemas no resueltos, errores potenciales, traición, cosas que pueden ir mal, etc.), mientras que se minimizan o niegan los aspectos positivos u optimistas.

B) Inhibición emocional: Excesiva inhibición de la acción espontánea, sentimientos o comunicación, por lo general para crear un sentimiento de seguridad y pronóstico o para evitar cometer errores, la desaprobación de los demás, catástrofe y caos o la pérdida de control de los propios impulsos.

C) Metas inalcanzables: La creencia profunda de que uno debe esforzarse por encontrar unos estándares internos de conducta y rendimientos muy elevados, normalmente para evitar las críticas.

D) Castigo: La creencia que las personas serán duramente castigadas al cometer errores.

Si el artículo fue útil para ti, déjame tu comentario. En siguientes publicaciones abundaremos sobre los esquemas y algunos pasos a tomar para modificarlos.

Psicólogo Renzo Angel
rbenvenuto@doctor.com






Share this

HORIZONTE es una revista de psicología, salud y bienestar auspiciada por el Centro Cognitivo Analítico y dirigida por el psicólogo RENZO ANGEL BENVENUTO. Consultas al Telf: (+51)997331611 o al Email: rbenvenuto@doctor.com

Related Posts

Previous
Next Post »