Consejos para tener una vida más sencilla

15:17

Las demandas cotidianas del trabajo, sociales, familiares o personales parecen sobrecargar a algunas personas. Entonces se necesitan algunas sugerencias que ayuden a aliviar el estrés y vivir saludable. Una posible solución consiste en una vida más sencilla. Lamentablemente, nos complicamos manteniendo creencias, necesidades y conductas que mayormente son estresógenas. Estas son algunas propuestas que apuntan a corregir estos problemas.

1. PREOCÚPATE MENOS
Una cliente me decía: «Simplemente no puedo dejar de pensar en aquello ¿acaso no debo preocuparme?». Las personas hiperpreocupadas suelen tener una creencia irracional en el fondo: «Debería sentirme preocupado(a) por cualquier situación potencialmente amenazante». Esta exigencia desadaptativa es adquirida socialmente pues la gente está convencida que preocuparse es la mejor opción. Quizás tenga sus ventajas pues el afán sobre el futuro alivia temporalmente la tensión. Sin embargo, el temor regresa con más fuerza (incluso con manifestaciones psicosomáticas). El problema con la preocupación es la parálisis como afirma el escritor Wayne Dyer: «... la preocupación ha sido definida como el sentimiento que te inmoviliza en el presente por cosas que pueden llegar a suceder en el futuro». Y agrega: «... y que a menudo es algo sobre lo que no tienes ningún control». Así que preocúpate menos pues las cosas que temes sucederán con tu permiso o sin él. Es inútil desperdiciar energías por algo que no ha sucedido aún: «No llores por la leche derramada. Tampoco antes de estropearla».

2. ENFÁDATE MENOS
Es un mito que expresar la ira es algo deseable. Los profesionales de la salud creyeron, por largo tiempo, que expresar la ira golpeando almohadas o lanzando objetos era saludable y terapéutico. Recientes estudios, demuestran que expresar la cólera agresivamente, incrementa los niveles de ira. En otras palabras, se refuerza el comportamiento agresivo. En estas circunstancias la ira no solo afectará tu salud, sino tus relaciones. Sabemos que una discusión puede escalar hasta niveles de insulto cuando no controlamos la ira. Aquí tenemos mucho que perder, sobretodo si lastimamos a los amigos. Te sugiero identificar las creencias irracionales que están provocando tu ira. Generalmente tenemos: «La gente debería tratarme bien o respetuosamente todo el tiempo». ¿No te parece una demanda poco realista?

3. CRITÍCATE MENOS
Todos tenemos una voz interior patológica. La situación sale de control cuando los autoreproches inundan diversas áreas: familiar, académica, social, laboral, etc. La voz se convierte en un verdugo que sanciona cualquier error, fracaso o duda. En lugar de ser una crítica basada en hechos objetivos, se convierte en autodesvalorización que aniquilará tu autoestima. «Todo lo hago mal», «Ella está conmigo por lástima», «No le gusto a la gente», entre otras, son frases comunes. Esta forma de autocastigarse tiene un inicio: padres tóxicos que sobrecargan a sus hijos con mensajes negativos. Si fue tu caso, libérate de esa voz interior; no te identifiques con ella. No creas lo que dijeron tus padres y, en su lugar, desarrolla una actitud más compasiva hacia ti mismo.

4. APLÁUDETE MÁS
Además de liberarte de la voz interior patológica es saludable aprender a autoelogiarse (autorefuerzo). Prémiate a ti mismo por pequeños o grandes logros. Si has crecido en un hogar donde nadie celebraba tus éxitos te parecerá extraña la sensación, pero es importante que lo hagas. Autoelogiarse es uno de los pilares de la autoestima. No lo confundas con vanidad, egoísmo u orgullo. Tienes derecho al amor propio. Por otro lado, las personas que se aman a sí mismas aman fácilmente a los demás. También saben distinguir el amor de la dependencia como dice la frase: «Ámate tanto que cuando alguien te trate mal, te des cuenta enseguida».

5. ESCUCHA MÁS
Creemos que sabemos escuchar, pero no es así. Arrastramos muchos defectos en la comunicación desde ignorar la conducta no-verbal (que usalmente es rica en información) hasta malinterpretar los mensajes que recibimos. Estos errores llevan a conflictos innecesarios. Por ejemplo, en las relaciones de pareja, interrumpimos, atacamos o negamos la información del compañero(a). Además, es común distraerse pensando en una respuesta defensiva en vez de esperar que la otra persona acabe de hablar. ¿Es posible asimilar el contenido adecuadamente? Claro que no. Te recomiendo aprender la "escucha activa", es decir, la habilidad de escuchar no solo lo que la persona está expresando directamente (lenguaje verbal), sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. La "escucha activa" incluye considerar el lenguaje no-verbal (gestos, posturas, tono de voz, etc.) durante la comunicación. En este blog tenemos varios artículos dedicados a este tema.

6. RESPIRA MÁS
También tenemos en este blog varios artículos sobre la meditación Mindfulness y sus beneficios. Indudablemente, la práctica del Mindfulness empieza aprendiendo a respirar profundamente. También puedes descargar el libro: MINDFULNESS: PRIMEROS PASOS en esta web. Definimos sencillamente el Mindfulness como: «... prestar atención, momento a momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, de forma principalmente caracterizada por "aceptación" -una atención a pensamientos y emociones sin juzgar si son correctos o no-». Inclusive aunque no practiques Mindfulness, solamente la respiración profunda es una respuesta alternativa al estrés. La explicación es muy sencilla: La tensión es incompatible con la respiración profunda. A más respiración menos tensión.

Espero que estas sencillas recomendaciones te ayuden a alcanzar un estilo de vida más tranquilo. Para más información, revisa este blog o suscríbete gratuitamente a nuestro boletín electrónico.

Psicólogo Renzo Angel Benvenuto
rbenvenuto@doctor.com

Share this

HORIZONTE es una revista de psicología, salud y bienestar auspiciada por el Centro Cognitivo Analítico y dirigida por el psicólogo RENZO ANGEL BENVENUTO. Consultas al Telf: (+51)997331611 o al Email: rbenvenuto@doctor.com

Related Posts

Previous
Next Post »