15 creencias tóxicas acerca de la amistad

16:23

Las relaciones de amistad son fuente de bienestar emocional, sin embargo, en algunos casos pueden volverse una pesadilla. Detrás de estos problemas se encuentran creencias tóxicas acerca de la amistad. Confundir estas creencias con verdades absolutas es un error frecuente. He recogido algunas de las creencias tóxicas más extendidas acerca de la amistad.

Creencias
Las creencias son suposiciones acerca de nosotros mismos, las personas y las situaciones. Se adquieren por aprendizaje y llegan a ser guías personales para comportarse y hacer evaluaciones específicas de cosas o sucesos. Considera la siguiente creencia como ejemplo:

«Si alguien nos ama debe adivinar nuestras necesidades y sentimientos»

Creencias como estas acerca de las “relaciones amorosas” se aplican, cotidianamente, como “reglas” sin cuestionar su validez o certeza ¿Dime que opinas?

En este artículo usamos “creencias tóxicas” como sinónimo de "creencias irracionales”. Veamos algunas características.

Creencias irracionales
Irracional quiere decir pensamiento rígido, absolutista, no-acertado, catastrófico, autoderrotista e irrealista. Es cualquier creencia que lleva a consecuencias autodestructivas que interfieren con la supervivencia y felicidad humana. Por tanto, ellas son:

1. Son poco realistas.
2. No se apoyan en evidencias suficientes al hacer juicios, opiniones o llegar a conclusiones.
3. Producen sentimientos inapropiados (ira, ansiedad, culpa, depresión, etc.)
4. Se expresan como “reglas rígidas”, “exigencias” o “demandas”.
5. Atribuyen automáticamente motivaciones negativas a las demás personas.

En las relaciones interpersonales en general y en la amistad en particular se revelan una serie de creencias irracionales que producen perturbación emocional. Estas son algunas:

1. La verdadera amistad dura para siempre
Una saludable amistad puede convertirse en tóxica. En estos casos uno de los miembros abusa o explota al otro como si fuera una relación parasitaria, claramente desbalanceada y de un solo lado. El amor no es incondicional ni tampoco la amistad. Menos aún tiene que ser eterna. Aquí es mejor pasar la página, cerrar el ciclo y dejar estas malas compañías. Existen 3 razones para terminar una relación: a) Cuando no te quieren; b) cuando dañan tu dignidad; y c) cuando frenan tu realización personal.

2. Necesito conseguir la aprobación de mis amigos para sentirme valioso
El problema de dependencia afectiva lleva a algunas personas a buscar obsesivamente la aprobación y/o aceptación de los amigos. Sobre todo en la adolescencia sentirse parte del grupo se alcanza renunciando a la propia identidad, gustos, preferencias, etc. En resumen siendo desleales consigo mismos.

3. Siempre debería ser preferido por mis amigos
Esta necesidad tiene un origen temprano. Probablemente sus raíces se encuentran en la rivalidad fraterna. Por ejemplo, cuando nace el hermano menor, la fantasía de muchos niños es volver el reloj atrás y recuperar la preferencia de los padres. Estas emociones tienen su reestreno, posteriormente, en las relaciones interpersonales. Algunas personas compiten obsesivamente por la preferencia de los amigos. Cuando no se satisface esta demanda surgen celos de todo tipo.

4. Los verdaderos amigos nunca te desilusionan
Tan cierto como somos seres humanos imperfectos es posible que los amigos fallen en alguna ocasión. No existe relación perfecta. Ni siquiera entre padres e hijos. Es mejor ser tolerantes con las decepciones y ponderar la gravedad del problema. Todos tenemos licencia de cometer errores. También los amigos.

5. Los verdaderos amigos deberían darme la razón absolutamente
Esta es una absurda idea conocida como "tener razón" dentro de la psicología cognitiva. Todos tenemos derecho a la opinión propia. No hay que confundir a los amigos con cómplices. Estar en desacuerdo contigo no lo convierte en enemigo. Además, una relación se hace más sólida cuando somos empáticos y tratamos de entender otros puntos de vista.

6. Un verdadero amigo debería estar siempre disponible cuando lo necesito
Esta es otra exigencia inmadura de la dependencia afectiva. Los amigos son una fuente de soporte emocional, pero en momentos de dificultad, tenemos que "pararnos en nuestros propios pies" aprendiendo estrategias de solución de problemas y asertividad.

7. Si soy complaciente con mis amigos evitaré que me abandonen, critiquen o rechacen
Esta creencia también parte de la dependencia afectiva. Ser complaciente es una estrategia aprendida desde muy temprano con el fin de atraer la atención y el afecto de los padres. Posteriormente se emplea para evitar el abandono real o imaginado. El antídoto a este problema es desarrollar autonomía.

8. Si sobresalgo por mis talentos podría humillar a mis amigos o hacerlos sentir menos
Fue Abraham Maslow quien habló del complejo de Jonás como el miedo a la propia grandeza. Saboteamos y limitamos nuestro éxito muchas veces por la idea errónea de evitar humillar a los demás. La película "Yo soy Sam" (2002) ilustra claramente este problema. El complejo de Jonás lleva a las personas a ocultar sus talentos en las "sombras". 

9. Es peligroso expresar mis opiniones, ideas o desacuerdos frente a mis amigos
Aquí también el temor a la soledad y abandono es un obstáculo a la autonomía psicológica. Paradójicamente las personas son más valoradas cuando defienden sus propias opiniones y desacuerdos en grupo. Las relaciones se enriquecen con nuevas perspectivas. 

10. Los verdaderos amigos tienen que saber lo que quiero antes de decirlo
Esta es otra idea llamada "adivinación o lectura del pensamiento" en la psicología cognitiva. Es verdad que en las relaciones longevas el conocimiento mutuo alcanza para intuir ciertas necesidades, pero esto no es absoluto. Nadie tiene una "bola de cristal" o poderes telepáticos para saber lo que hay en la mente de los demás. Es mejor ser asertivos haciendo peticiones a las personas a nuestro alrededor.

11. Los verdaderos amigos nunca te niegan un favor
El problema con esta creencia es que falla en reconocer el derecho a rechazar peticiones. Sean padres, hermanos, amigos o pareja, todos tenemos derecho a rechazar requerimientos inaceptables.

12. Los mejores amigos deberían hacerlo todo juntos
El anhelo de fusión puede ser patológico en personas dependientes. Aunque frecuente en las relaciones románticas también puede verse en las relaciones de amistad. Entonces se pierde la propia identidad y los límites. La persona no sabe dónde llega ella misma y dónde comienza el otro. Dentro de la psicología esta "simbiosis psicológica" es conocida como 'confluencia'. Lo mejor por hacer aquí es recuperar espacios y autonomía.

13. Entre amigos no tiene que haber secretos
No recomendamos la "sincericidio". Tenemos derecho a la intimidad y reserva. Es verdad que revelar algunas cosas fomenta la profundidad de la relación, pero es importante poner límites. Tampoco recomendamos irse al otro extremo construyendo murallas a nuestro alrededor. Esta es una estrategia autoprotectora que vuelve a las personas demasiado rígidas.

14. El verdadero amigo debería sacrificarse en mi beneficio
Esta es una exigencia irracional. Los amigos no son kamikazes a nuestro servicio. La fantasía del "benefactor"o del "salvador" tiene consecuencias negativas. Todos debemos convertirnos en nuestro propio benefactor como tarea de crecimiento personal. En el fondo también puede existir la creencia errónea de ser incapaces de valernos por nosotros mismos.

15. La verdadera amistad lo perdona todo. No importa lo malo, feo o estúpido que haya sido mi comportamiento
Hay personas que creen firmemente esta afirmación. Ellas se sienten con licencia para abusar de la amistad. Especialmente las personas con rasgos narcisistas no son conscientes de sus errores o los minimizan. Ellas creen merecer el beneficio del perdón gratuitamente sin realizar actos de reparación o solamente haciendo promesas de cambio. Estas son relaciones de un solo lado donde hace su aparición un patrón circular de agresión, promesas y perdón.


Psicólogo Renzo Angel Benvenuto
rbenvenuto@doctor.com

Share this

HORIZONTE es una revista de psicología, salud y bienestar auspiciada por el Centro Cognitivo Analítico y dirigida por el psicólogo RENZO ANGEL BENVENUTO. Consultas al Telf: (+51)997331611 o al Email: rbenvenuto@doctor.com

Related Posts

Previous
Next Post »