David Fischman: Las trampas del éxito

15:39

David Fischman en su libro "El Éxito es una Decisión" (2012) ha identificado seis trampas del éxito. Estas trampas ocurren cuando condicionamos nuestra la felicidad al éxito, es decir, al logro de las metas personales. Pasarse la vida acumulando logros, metas, dinero o logrando una posición de prestigio social, no es garantía de felicidad según la psicología positiva. Pero ¿Es posible el matrimonio entre el éxito y la felicidad? David Fischman responde a esta interrogante.

Éxito y felicidad ¿es posible?
Hay personas que son exitosas y no son felices, en cambio, hay personas que son felices en términos generales, pero han tenido poco éxito en sus metas u objetivos. Lo ideal es tener ambos: felicidad y éxito. Según David Fischman, deberíamos evitar caer en las siguientes trampas que nos impiden conciliar el éxito y la felicidad. 

1. El dinero me traerá felicidad
Existe una mínima relación entre la felicidad y el dinero. En todo caso, la relación está en que el dinero te da mayor libertad y, por ende, puedes satisfacer tus necesidades de ser autónomo. Sin embargo, si ya tienes lo suficiente como para proveer a tu familia, pero te angustia no ser rico, sueles estar en esta trampa del éxito. Una persona que gana el doble que otra no es doblemente feliz. Recuerda que el dinero tiene una mínima correlación con la felicidad.

2. Solo cuando cumpla mis metas seré feliz
Esta es la peor trampa, porque las personas se concentran tanto en sus objetivos que olvidan todo lo existente a su alrededor. Para empezar, está totalmente probado que lograr nuestras metas no trae una felicidad duradera. Obtener poder, reconocimiento, posesiones, etc., producen felicidad inicialmente, pero luego nos adaptamos y volvemos a nuestro nivel anterior. Muchos permanecen en esta trampa, desbalanceados, estresados, mal alimentados mientras la vida les sonríe alrededor. Aquí la creencia errónea consiste en condicionar la felicidad al éxito futuro y olvidarse del presente.

3. Si logro mis metas, valgo como persona
Entre las personas con baja autoestima, poca confianza en sí mismas y problemas de autoaceptación existe la ilusión de que alcanzar el éxito fortalecerá el frágil ego. El problema aquí consiste en anclar la autoestima al éxito. Es verdad que los pequeños triunfos nos elevan la autoestima, pero ¿qué sucedería si el éxito nunca llega? ¿debería hipotecar mi felicidad al éxito o fracaso de turno? En estos casos la mejor opción es desarrollar esquemas de autovaloración independientemente de los resultados o logros personales.

4. El éxito esconderá mi dolor
Hay personas que sufren, que tienen rabias o miedos o dolores inconscientes que afloran, que viven «conflictuadas», y una forma de escaparse de su dolor es dedicarse a acumular logros en la esperanza de que la actividad oculte su sufrimiento y lo distraiga. El problema es que lo que tapas sale más fuerte. Nuestra mente inconsciente quiere ser escuchada, quiere avisarnos de que tenemos problemas internos. Si los intentamos tapar, salen con más fuerza por otros lados en nuestras vidas. Más que un nuevo proyecto, aquí la terapia es la mejor opción.

5. Mi beneficio es lo único que importa
Es válido buscar nuestro beneficio personal. Pero si solamente dedico mi vida a lograr mis objetivos, asumiendo una posición individualista, en algún momento tendré un vacío existencial. Viktor Frankl, fundador de la logoterapia y autor del libro "El Hombre en Busca de Sentido", plantea que el ser humano tiene una enorme necesidad de trascender, de ayudar, de servir. Si mi éxito se basa solo en el logro de mis propios intereses, será un éxito sin felicidad. Puede ser que al inicio no me dé cuenta de este hecho, pero eventualmente nos llegará el vacío existencial.

6. Debo lograr lo que me piden
Cuando nuestras metas no están de acuerdo con lo que queremos como personas en nuestra vida, al final no nos traen felicidad. Hay personas que eligen sus metas presionadas por la sociedad o sus familias. Hay jóvenes que estudian carreras que no les apasionan, hay personas que eligen metas porque quieren pertenecer a ciertos grupos. Este estilo de complacencia provoca disonancia cognitiva y malestar emocional. Cuando nuestras metas están alineadas con nuestros valores, con lo que realmente queremos lograr en la vida, tenemos más posibilidades de ser feliz.

Psicólogo Renzo Angel Benvenuto 
rbenvenuto@doctor.com

Share this

HORIZONTE es una revista de psicología, salud y bienestar auspiciada por el Centro Cognitivo Analítico y dirigida por el psicólogo RENZO ANGEL BENVENUTO. Consultas al Telf: (+51)997331611 o al Email: rbenvenuto@doctor.com

Related Posts

Previous
Next Post »