Liderazgo: El arte de saber escuchar

14:43

La mayoría de líderes creen que saben escuchar. Sin embargo, parte de la información se pierde por falta de atención o se olvida al poco tiempo. En este caso, la habilidad de "escucha activa" es esencial para el liderazgo efectivo y no solo consiste en "prestar oidos". Esta herramienta de comunicación reforzará la relación con sus seguidores y su influencia en la organización. 

Escucha activa
Se refiere a la habilidad de escuchar no solo lo que la persona está expresando directamente (lenguaje verbal), sino también los sentimientos, ideas o pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. Incluye considerar el lenguaje no-verbal (gestos, posturas, tono de voz, etc.) durante la comunicación. Robert N. Lussier en su libro "Liderazgo: Teoría, Aplicación y Desarrollo de Habilidades" sugiere algunos pasos para desarrollar la "escucha activa".

1. Prestar atención
Cuando alguien le habla, preste atención al 100%. Esto significa dejar de lado todo lo que esta haciendo inmediatamente. Relaje la mente, de manera que sea perceptivo al mensaje recibido. No se pierda ninguna palabra del discurso.

2. Evitar distracciones
Mantenga la mirada en su interlocutor. Evite distraerse manipulando el bolígrafo, papeles o el teléfono. Sugiera conversar en un lugar más privado si el ambiente es demasiado ruidoso o alguien interrumpe.

3. Permanecer atento
Estar "conectado" es importante en la "escucha activa". Por eso, evite divagar mentalmente durante el proceso. Si lo hace trate de "reconectarse" inmediatamente. Haga preguntas si se perdió en el camino, especialmente si el tema en discusión es complejo.

4. Prohibido interrumpir
Escuche hasta que su interlocutor haya terminado. Un error frecuente en la comunicación consiste en interrumpir suponiendo que se ha entendido el mensaje luego de haber oído solamente las primeras palabras. Si lo hace, perderá la mitad de la información que podría ser la más importante.

5. Observar señales no-verbales
Las señales no-verbales refuerzan el contenido del mensaje. Por tanto, observe la postura, los gestos, movimientos de manos y otros indicios del interlocutor para asegurarse de la concordancia del mensaje y el lenguaje no-verbal. En ocasiones, suelen existir inconsistencias entre ambos elementos. Si es así, haga preguntas aclaradoras.

6. Hacer preguntas
Si usted determina que falta información, no entiende o simplemente es contradictoria, haga preguntas directas para que la persona complete la idea del mensaje.

7. Tomar notas
Puede tomar nota de partes importantes de la comunicación para recordar o documentar posteriormente. Esto es importante cuando escuche instrucciones. Siempre tenga a la mano un bolígrafo, hojas o un cuaderno.

8. Comunicar empatía
Agregar frases como: "Ajá", "Ya veo", "Entiendo su punto de vista", etc., refuerzan la comunicación y empatía. Puede usar también el lenguaje no-verbal de gestos, miradas, inclinarse ligeramente para comunicar interés en el diálogo y otros recursos. Esto demostrará que usted tiene respeto e interés por la otra persona.

Psicólogo Renzo Benvenuto
rbenvenuto@doctor.com

Share this

HORIZONTE es una revista de psicología, salud y bienestar auspiciada por el Centro Cognitivo Analítico y dirigida por el psicólogo RENZO ANGEL BENVENUTO. Consultas al Telf: (+51)997331611 o al Email: rbenvenuto@doctor.com

Related Posts

Previous
Next Post »